Tendencias en Desarrollo Inmobiliario Sostenible para 2022

Desarrollo Inmobiliario Sostenible Buenos Aires
El desarrollo inmobiliario es un factor clave en la lucha contra el cambio climático. Las tendencias de desarrollo inmobiliario sostenible y el concepto de sustentabilidad para el 2022 evolucionan de la mano del compromiso de los miembros del G20 y otros países para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de la ONU para 2030. El rol del desarrollo inmobiliario en la sostenibilidad es ampliamente reconocido, dado su alto impacto en el medio ambiente. La transición es crucial, dado el impacto medioambiental negativo de la construcción tradicional. La tendencia actual en el sector es alcanzar avances tecnológicos suficientes que conduzcan a la institucionalización de buenas prácticas a nivel global.

El avance del desarrollo inmobiliario sostenible

El primer intento por crear un marco general sobre el medio ambiente fue la conferencia de las Naciones Unidas de 1972 en Estocolmo. Esta conferencia trataba sobre los problemas medioambientales en el contexto del desarrollo económico de la época. Más tarde, en 1980, se publicó el reporte «La estrategia global de conservación: conservación de los recursos naturales para el desarrollo sostenible» donde aparece por primera vez la mención al término «desarrollo sostenible», marcando un punto de inflexión en la literatura relativa al equilibrio entre el desarrollo humano y la integridad de la biósfera. En este informe, el concepto de desarrollo sostenible se definió como «desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades». De esta conferencia surgió la Agenda 21, que elaboró un plan de acción integral mediante el cual los países trabajarían juntos «en una asociación global para el desarrollo sostenible». Se consideró que la Agenda 21 era el intento más completo de operacionalizar el desarrollo sostenible que se había desarrollado hasta el momento. Desarrolló la dimensión social, económica y ambiental, reconoció la importancia de las múltiples partes interesadas y propuso medios prácticos para implementar el desarrollo sostenible. Una década después de la Cumbre de la Tierra de Río, Johannesburgo fue sede de la Cumbre Mundial de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, donde se desarrolló una estrategia de implementación para la Agenda 21. La estrategia incorporó los Objetivos de Desarrollo del Milenio y allanó el camino para una comprensión holística del desarrollo sostenible que integró las dimensiones económica, social y ambiental y las reconoció como los «pilares» de la sostenibilidad que se refuerzan mutuamente. Una década más tarde, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible en Río de Janeiro y el documento subsiguiente «El mundo que queremos» sentaron las bases para la posterior adopción de los ODS 2030 («Objetivos de Desarrollo Sostenible»), que se presentaron en la Agenda 2030 en la Cumbre de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Sostenibilidad y Desarrollo Inmobiliario

El preámbulo de la Agenda 2030, donde se presenta la iteración más reciente de la definición de sostenibilidad, identifica a las personas, el planeta, la prosperidad, la paz y las asociaciones como las áreas clave de desarrollo sostenible. Marca un cambio en el énfasis de un enfoque principalmente ambiental a un enfoque integrador y enmarca el desarrollo sostenible como un esfuerzo orientado a objetivos. La Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible se ha encargado de recopilar, monitorear y actualizar los datos relevantes a medida que la Agenda se desarrolla a lo largo del tiempo. La propiedad inmobiliaria está relacionada directa e indirectamente con el concepto de sostenibilidad y con los ODS 2030. En otras palabras, aunque la sostenibilidad tiene un alcance global, requiere que las acciones se escalen a los entornos locales, lo que significa que el papel de los bienes raíces en el desarrollo sostenible, es decir, el de brindar una «oportunidad urbana», es crucial.

Desarrollo Inmobiliario y medio ambiente

La naturaleza, el sitio y el contexto únicos de cada proyecto de construcción, la gran cantidad de partes interesadas involucradas y las intensas presiones financieras y de tiempo se han identificado como desafíos clave que han mitigado las tendencias insostenibles en la industria inmobiliaria. Hoy en día, estas características todavía se consideran algunos de los mayores obstáculos para la institucionalización, armonización y amplia aplicación de prácticas de construcción sostenible. Desde entonces, estas categorías se han convertido en el foco de los estándares inmobiliarios sostenibles. Estudios recientes estiman que los edificios consumen anualmente más del 40% del suministro energético mundial. Se estima además que el 20% de las emisiones globales de GEI se originan en edificios y que el sector inmobiliario, con más de 8,1 Gt de emisiones anuales, es la industria más significativa en términos de contribución de CO2. Se estima que el sector de la construcción consume globalmente aproximadamente el 30% de las materias primas y el 12% de agua dulce, mientras que genera hasta 40% del total de residuos del vertedero y 20% de los efluentes de agua En 2013, el 59% de la energía total producida fue rechazada y desperdiciada debido a un uso ineficiente e ineficaz, con el sector inmobiliario y los edificios identificados como grandes contribuyentes a esta energía desperdiciada. Además, se estima que, para 2030, las emisiones de CO2 de los edificios y la participación proporcional de las emisiones globales de GEI aumentarán en un 56% y un 7%, respectivamente. Desde principios de la década de 1990, académicos, activistas y legisladores han pedido un cambio en el sector inmobiliario hacia la sostenibilidad. Los informes actuales sugieren que los edificios ecológicos, el desarrollo y la propiedad inmobiliaria sostenible, y las operaciones y la gestión de edificios conscientes del medio ambiente han ganado una importancia significativa. La construcción sostenible puede mejorar la eficiencia energética y del agua y garantizar el uso sostenible de las materias primas. Según una estimación, el mercado de la construcción sostenible podría haber ahorrado 23.5 mil millones de kilovatios hora de energía entre 2015 y 2018. Recientemente se estimó que los edificios «verdes» representan el 38% de las actividades de proyectos de construcción globales, con las proporciones más altas en Singapur, los Emiratos Árabes Unidos y el Reino Unido, y que un número cada vez mayor de empresas están comprometidas a trabajar en «proyectos verdes». Estas tendencias son muy prometedoras y reflejan el papel activo que pueden tener las prácticas inmobiliarias sostenibles en las dimensiones económica y social.

Desarrollo Inmobiliario y economía

La edificación sostenible integra prácticas y técnicas para reducir los efectos negativos de su actividad sobre el medio ambiente y la salud humana. La edificación sostenible también puede crear oportunidades de empleo en diseño y construcción y en modernización y puede servir como un vehículo para la inclusión social y económica y la formalización de la vivienda. A pesar de los beneficios potenciales de la construcción sostenible, los economistas reconocen que algunas fallas del mercado o estructuras específicas del mercado y de la industria inducen un suministro insuficiente sistemático de edificios sostenibles. El proceso de construcción implica principalmente externalidades negativas. Por ejemplo, los desechos de la construcción pueden reducir la calidad del agua y el aire y la selección del sitio puede afectar los patrones de desarrollo urbano, así como el tráfico, la calidad del aire y las cualidades visuales urbanas. La principal oportunidad para la construcción sostenible son los menores costos de reacondicionamiento o nueva construcción en términos de reducción de emisiones en comparación con otros sectores económicos. Se estima que las prácticas inmobiliarias sostenibles podrían reducir las emisiones de las nuevas construcciones en casi un tercio, a un costo casi nulo, con niveles de inversión igualmente bajos para la modernización.

Desarrollo Inmobiliario y sociedad

El desarrollo urbano sostenible, en el que la propiedad inmobiliaria juega un papel importante, es un área de enfoque crucial y las políticas públicas están comenzando a reconocer esta realidad. La vida urbana sostenible, que favorece el crecimiento económico inclusivo y la innovación, tiene el potencial de utilizar los recursos de manera más eficiente, proteger el medio ambiente, crear puestos de trabajo y proporcionar un entorno propicio para las personas y las comunidades. Eizenberg y Jabareen sugirieron que los aspectos físicos de los espacios humanos son muy importantes para la sostenibilidad social, ya que pueden contribuir a reducir los riesgos ambientales y mejorar el bienestar humano. Además, la construcción sostenible ofrece oportunidades de empleo y mejores condiciones de trabajo para las personas tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. El sector inmobiliario sostenible, que se espera que crezca un 85% para 2030, está impactando el mercado laboral a través de la creación directa de empleo, tanto en nuevas construcciones como en un contexto de modernización. Además, dado que los países desarrollados tienen un mejor desempeño sostenible en desarrollo urbano que las economías emergentes, es importante facilitar el intercambio internacional de experiencias, conocimientos y mejores prácticas entre países que se encuentran en diferentes etapas de urbanización.

Tendencias en el desarrollo inmobiliario sostenible para 2022

La sostenibilidad ha pasado de ser un nicho en la industria de la construcción a ser un enfoque cada vez más adoptado por las empresas en las fases de diseño, construcción, operación e incluso demolición de proyectos inmobiliarios. Los beneficios ambientales, sociales y económicos de los bienes raíces sostenibles ya no se debaten. Estudios recientes sugieren que la industria está adoptando gradualmente una visión más favorable de los edificios ecológicos y sostenibles debido al costo decreciente de las tecnologías, la creciente demanda y mayores incentivos para el desarrollo sostenible. En un informe publicado por Deloitte en 2014 sobre bienes raíces comerciales, que se basa en el artículo fundamental Doing Well by Doing Good, se señala que la implementación de prácticas sostenibles en edificios existentes puede resultar en tasas internas de retorno más altas que el uso de prácticas. El informe afirma además que la inversión sostenible da como resultado más que solo ahorros de costos y que, para las propiedades comerciales, da como resultado un aumento en el valor de los activos. Sin embargo, algunos de los desafíos reportados para la adopción de principios de sostenibilidad en los edificios incluyen costos iniciales más altos, falta de apoyo político, asequibilidad, falta de demanda del mercado y falta de profesionales capacitados. Es ampliamente aceptado que el mercado actual de bienes raíces sostenibles está esencialmente impulsado por la demanda, es decir, que la adopción de las actividades de construcción ecológica está impulsada principalmente por factores comerciales y que los valores de construcción más altos y los costos operativos más bajos son los principales influyentes en las decisiones de inversión. Sin embargo, es importante señalar que el mayor compromiso interno con la sostenibilidad en muchas empresas también se debe al creciente reconocimiento del valor de las oportunidades de creación de marca. Esto está en consonancia con el enfoque técnico y estructurado de la construcción sostenible que se adopta generalmente. Las herramientas de certificación y evaluación ambiental se utilizan ampliamente para hacer que los objetivos y principios de sostenibilidad sean más accesibles para la industria y hay una gran cantidad de tales herramientas disponibles. El informe prevé que la industria cambiará de bienes raíces «verdes» a una perspectiva más amplia de bienes raíces y edificios «sostenibles». Por lo tanto, si bien se puede argumentar que las herramientas existentes cumplen un papel importante en la mejora de la sostenibilidad de muchos proyectos, al orientar el diseño, aumentar la conciencia ambiental y estructurar la información ambiental, muchos académicos piden una mayor comprensión. Se argumentó anteriormente que el sector de la construcción sostenible está impulsado principalmente por el mercado y la demanda. Los inquilinos, especialmente en el sector de bienes raíces comerciales, son cada vez más conscientes de los beneficios financieros, de salud y de productividad positivos de los edificios ecológicos. Esto puede ayudar a mantener y aumentar la demanda de planificación urbana sostenible, desarrollo comunitario y construcción y operación de edificios ecológicos. Los inversores, por su parte, desempeñan un papel importante en el avance de las propiedades inmobiliarias ecológicas y sostenibles. Aunque la investigación sugiere una tasa creciente de actividades de construcción sustentable y ecológica en empresas de todo el mundo, una gran proporción de empresas e inversores aún no están seguros de los resultados financieros y ambientales de sus inversiones verdes. Si se quieren lograr avances significativos en bienes raíces sostenibles, los inversores deberán comprometerse con prácticas de construcción ecológicas y sostenibles, para integrar la sostenibilidad en todos sus niveles de decisión y apuntar hacia inversiones sostenibles. Teniendo en cuenta que las estrategias de inversión defensivas siguen siendo las más frecuentes en el mercado, los gobiernos se enfrentan a la importante responsabilidad de establecer el punto de referencia y los requisitos mínimos de sostenibilidad para desarrolladores y propietarios. Además, una gran proporción de empresas informa que la ley les exige que trabajen en pro de la sostenibilidad en todas sus actividades y la informen. Los gobiernos, desde el punto de vista de las políticas y la regulación, deben institucionalizar códigos de construcción ecológicos y sostenibles, incluido el desarrollo de marcos regulatorios para la revisión, presentación de informes y evaluación comparativa de proyectos. Para generar un interés más amplio en las actividades de construcción ecológica, los gobiernos deben trabajar con otras instituciones para alinear los incentivos con las necesidades del mercado regional y los inversores. Lograr la sostenibilidad en el sector inmobiliario es complejo. Los inversores, los gobiernos, los propietarios y los inquilinos indican fácilmente que los elementos disuasorios para las actividades de construcción ecológica están relacionados con la complejidad del tema. Los ejemplos incluyen la multitud de sistemas de evaluación ambiental, las grandes diferencias en las regulaciones regionales y la interconexión de la sostenibilidad en muchos niveles del proceso de toma de decisiones .

Conclusiones

El desarrollo inmobiliario sostenible ha hecho la transición entre ser un nicho de mercado a ser el modelo más utilizado en los países desarrollados y en desarrollo a la hora de llevar adelante proyectos de envergadura. El impacto de esta transición es evidente, con el consecuente ahorro energético, la optimización en el uso de los recursos y la armonía de los proyectos inmobiliarios con el entorno natural que los rodea. También está mutando el paradigma de las personas sobre este tipo de proyectos: el ahorro energético se ve traducido en menores costos de servicios, los desarrollos sostenibles requieren menores costos de adaptación versus los desarrllos tradicionales para mantener un valor de mercado acorde, y las personas pueden vivir un estilo de vida acorde a sus principios fundamentales en armonía con la naturaleza y con la tranquilidad de reducir su huella de carbono. Las certificaciones de «proyectos verdes» ofrecen transparencia a los compradores, aunque un sistema más integrado a nivel mundial sería deseable. Algunas críticas también sostienen que deben considerarse factores regionales a la hora de evaluar el impacto medioambiental de un proyecto. El desarrollo sostenible es una realidad que avanza cada día, tanto en países desarrollados como en países en vías de desarrollo. Su llegada es fundamental para alcanzar los ODS 2030, y cambiar completamente el paradigma del hábitat de las familias en el futuro. Bienvenido sea el cambio, y su aceptación por la enorme mayoría de la sociedad.

Viviendas familiares en Barrios Privados

Oficinas

Post Slider

Desarrollo Inmobiliario de espacios de oficinas en Argentina post-pandemia

La pandemia del covid-19 ha cambiado la forma en que la...

Escuelas en Canning – Buenos Aires

Escuelas en CanningUna de las primeras consultas que nos...

Desarrollo Sostenible como eje principal para la ONU

El desarrollo inmobiliario sostenible es una de las...

Cómo el mercado inmobiliario se está volviendo más ecológico en 2021

Las casas sustentables ayudan a reducir nuestra huella de...

¿Por qué es importante el desarrollo sostenible en el sector inmobiliario?

Según el informe de las Naciones Unidas de 2018, en...

[Proyecto Aconif] Un espacio de trabajo innovador con eje en la funcionalidad

Colorido. Bajo el concepto de diseñar oficinas de trabajo...

Songdo: las 2 caras de una ciudad inteligente y sostenible

Songdo es una ciudad surcoreana diseñada íntegramente por...

Tendencias: Desarrollo Inmobiliario Sostenible en México

'The Parallel' es un nuevo emprendimiento inmobiliario de...

Tendencias: inversiones en Desarrollo Inmobiliario Sostenible alrededor del mundo

NREP (Nordic Real Estate Partners), un fondo de inversión...

Nota: el contenido de este blog es de libre utilización, siempre y cuando se incluya un link al artículo original.

Chat
1
💬 ¿Consultas?
Hola! 👋
¿Cómo podemos ayudarte?